Jeden Freitag: Kostenloser Buchhaltungs-Workshop von Billomat >>

Jetzt kostenlos teilnehmen
 | 

Bienes inmuebles: ¿Qué son y qué impuestos se tributan?

En este artículo de Billomat te queremos explicar la diferencia entre los bienes muebles e inmuebles, qué impuestos se aplican a los bienes inmuebles y qué exenciones fiscales existen.

¿Qué son los bienes inmuebles y muebles?

Los bienes son posesiones que tienen las personas o empresas. Pueden ser de dos tipos: los bienes inmuebles y los bienes muebles.

Los bienes inmuebles son las posesiones que se encuentran ancladas en el suelo. Es por eso que también se denominan bienes raíces. Están unidos de forma inseparable con el terreno. Es por eso que los bienes inmuebles son las casas, las parcelas o las naves industriales.

Los bienes muebles, al contario de los bienes inmuebles, son los que se pueden trasladar fácilmente a otro lugar. Los bienes muebles tienen la característica de mantener su integridad completa y la del inmueble en el que se ubican. Los principales bienes muebles son el mobiliario de la casa, la decoración, los vehículos, los productos de venta o los aparatos electrónicos.

Bienes inmuebles
Los bienes inmuebles son aquellos bienes que se encuentran anclados al suelo, a diferencia de los bienes muebles que se pueden mover. Por esta razón también se denominan bienes raíces y son casas, parcelas o las naves industriales. (Imagen © Pixabay)

Tipos de bienes inmuebles que existen

Aunque ya hemos mencionado anteriormente algunos de los bienes raíces que hay, en la práctica existen dos tipos de bienes inmuebles. Estos son los rústicos y los urbanos.

Inmueble rústico

Son construcciones del sector agrario que se encuentran en terrenos rústicos. Son unos bienes inmuebles imprescindibles para que se puedan hacer las actividades ganaderas, agrícolas y forestales.

En este tipo de bienes raíces también se encuentran los embarcaderos, las minas y materiales y utensilios que el propietario necesita para el desarrollo de las actividades.

Los derechos reales que han sido dados por la administración se toman como parte del inmueble también. Es decir, en el caso que se traspasen, los derechos también lo hacen.

Los rústicos están también sujetos a tributos, todo como los bienes urbanos. Hay un registro de la propiedad en el que se protegen los derechos de los propietarios de estos inmuebles. Además, este también ofrece información para que la administración sepa los impuestos que se tienen que pagar.

Inmuebles urbanos

Los bienes raíces urbanos se sitúan en las zonas que han sido catalogadas por el ayuntamiento en cuestión. En esta categoría hay los edificios, las casas, los locales y las naves. Para que se protejan los derechos que tienen los propietarios, se pueden inscribir en el registro de la propiedad.

Algo que se debe tener en cuenta es que las puertas y ventanas, una vez colocadas, pasan a considerarse también bienes inmuebles.

Una última tipología de los bienes inmuebles urbanos que conocen pocas persones son los denominados bienes raíces mostrencos. Estos son los que nunca se han registrado o catalogado por causas como abandono, defunción o ausencia.

¿Cuáles son los impuestos que se aplican a bienes inmuebles?

Ser propietario de un inmueble supone una carga tributaria que es imprescindible conocer si no se quieren tener problemas con la administración.

El principal impuesto y que conoce todo el mundo, es el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles).

Este impuesto es lo recogen los ayuntamientos el 1 de enero de cada año. Para poder calcular el IBI, el consistorio se basa en dos aspectos: el primero, cuál es el valor del inmueble que se refleja en el catastro; y el segundo, el índice que les permite a cada ayuntamiento la ley.

Aparte del Impuesto de Bienes Inmuebles, hay otros impuestos que gravan la propiedad de los bienes raíces. Estos son:

  • El Impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana. Este también se conoce como el Impuesto de plusvalía. Se tiene que pagar en el momento en que aumenta el valor de la tierra en donde se encuentra el inmueble.
  • El Impuesto sobre la renta. Cada año, las personas que sean propietarias de bienes raíces tienen que rendir cuentas con hacienda. Esto se hace a través de la declaración de la renta.
  • Impuesto sobre el patrimonio. Los propietarios de bienes inmuebles también tienen que hacer frente a este tipo de impuestos. Para la mayoría de las comunidades autónomas es vital de cara a su financiamiento. En el único caso en donde no se cobra es en la Comunidad de Madrid, donde se ha alcanzado una bonificación del 100%.

Como puedes ver, hay varios impuestos que gravan sobre los bienes inmuebles. Es fundamental conocerlos al detalle para no tener problemas en el futuro con hacienda o la administración.

Exenciones de los impuestos sobre los bienes inmuebles

No todos los terrenos en los que se encuentran bienes inmuebles están gravados por los impuestos sobre la propiedad como el IBI. Según la ley, existen algunas exenciones para ciertos bienes raíces:

  • Los bienes inmuebles atribuidos a las entidades locales,  las Comunidades Autónomas o el Estado y que conciernan a la seguridad ciudadana y a los servicios educativos y penitenciarios.
  • Los bienes inmuebles que pertenecen a la Iglesia Católica y las asociaciones confesionales no católicas legalmente reconocidas.
  • Los bienes comunales y los montes vecinales en manos públicas o comunes.
  • Los bienes inmuebles que forman parte de la Cruz Roja.
  • La superficie de los montes poblados con especies de crecimiento lento, cuyo principal objetivo es la explotación de la madera o el corcho, con la condición de que la densidad del arbolado sea la propia o normal de la especie que se trate.
  • Los terrenos en los que se sitúan las líneas de ferrocarriles, además de los edificios ubicados en los mismos terrenos que estén destinados a estaciones, almacenes o otros tipos de servicio necesitados para la explotación de aquellas líneas.
  • Los bienes raíces a los que sea de aplicación la exención en virtud de los acuerdos internacionales vigentes y, a condición de reciprocidad, aquellos de los Gobiernos extranjeros dedicados a su representación consular o diplomática, o sus organismos oficiales.

Te recomendamos:

¿Disfrutaste este artículo?
Aprenda aún más sobre finanzas y contabilidad cada semana.
¿Qué encontrarás en tu bandeja de entrada?
Una oportunidad para pensar de manera diferente sobre su trabajo y su contabilidad.
Conocimientos cuidadosamente seleccionados sobre el mundo de la contabilidad para inspirarte
Una visión diferente sobre lo que hace Billomat
Únase a nosotros para ver el mundo de la contabilidad a través de los ojos de quienes lo aman.
Tus configuraciones para los cookies de esta página web:

Selecciona cuál de los siguientes cookies la página web puede usar. Puedes cambiar los ajustes de nuevo en cualquier momento a través de nuestra política de privacidad.

Cambia tus preferencias de cookies con el control deslizante:
Necesario
Necesario
Estadísticas
Estadísticas
Confort
Confort
Targeting
Targeting
Top