25. Mar 2019 |

6 consejos útiles para cobrar facturas rápido

Uno de los inconvenientes a los que se enfrentan los autónomos y las pequeñas empresas al tratar de hacer crecer su negocio es la liquidez económica. Normalmente las empresas grandes cuentan con grandes presupuestos y activos que en caso necesario les permiten incluso acceder a préstamos rápidos para incrementar el volumen de su negocios. Sin embargo, para las empresas pequeñas y los autónomos esto no es tan sencillo.

Consejos para cobrar facturas rápido
Entre las habilidades que debe tener todo empresario no puede faltar su atención al proceso de facturación. (imagen @ pexels.com)

Por esta razón estos trabajadores independientes necesitan facturar de manera rápida para recibir sus pagos lo antes posible. Así, además de poder hacer frente a sus obligaciones (sueldos, insumos, proveedores, etc.), también podrán invertir parte de los beneficios en su negocio.

Entre las habilidades que debe tener todo empresario no puede faltar su atención al proceso de facturación. Es cierto que puede ser una tarea tediosa y aburrida, pero se trata de cobrar, ¿no? Si eres una de esas personas a la que no le emociona las facturas y todo lo relacionado con esta tarea, a continuación te vamos a ofrecer información y 6 consejos útiles para que el proceso de facturación sea sencillo y puedas cobrar facturas rápido de manera regular y puntual.

1. Dedica un tiempo específico a las facturas

Si quieres ahorrarte los servicios de un asesor fiscal, no te quedará más remedio que todos los días (preferiblemente) o semanas dedicar un tiempo específico al proceso de facturación. Este tiempo será mayor o menor según el volumen de tu negocio. Lo ideal es que no uses las primeras horas del día (cuando puedes utilizar tu energía para otras tareas más complicadas) ni las últimas (cuando ya estás cansado y no quieres hacer nada). La mejor opción es que uses un tiempo intermedio que se encuentre dentro del horario laboral habitual ya que probablemente tendrás que contactar directamente por teléfono con algunos clientes cuyo retraso en el pago de sus facturas es excesivo.

2. Adquiere el hábito de facturar

Si siempre sigues el mismo proceso de facturación, con el tiempo automatizarás el procedimiento para llevarlo a cabo con mayor rapidez y eficacia. Por ejemplo, puedes comenzar revisando las facturas pendientes de pago y terminar con las facturas pagadas por los clientes; mejor terminar con una alegría, ¿verdad?

3. Usa apps móviles o programas informáticos para facturar

Si la tecnología nos ofrece muchas facilidades en nuestras rutinas diarias, ¿por qué no la vas a utilizar para facturar? En la actualidad existen una infinidad de programas informáticos y aplicaciónes de facturación. Algunas de estas aplicaciones para cobrar facturas rápido son gratis y si te gustan sus funciones puedes adquirir una versión superior con características adicionales por poco dinero. Si eres de los tradicionales al facturar, un libro de cuentas también te ayudará, pero una app móvil para facturar siempre te resultará más rápida y eficaz. Además, siempre podrás aprovechar esos ratos libres (por ejemplo al ir o venir del trabajo) para trabajar en tus facturas.

4. Muestra flexibilidad con tus métodos de pago

En ocasiones no se puede cobrar facturas rápido porque las opciones de los métodos de pago que se ofrecen son muy limitadas. Recuerda que en la actualidad vivimos en una era totalmente digital y además de las típicas transferencias bancarias, dinero en efectivo y tarjetas de débito y crédito, también puedes ofrecer los servicios de los monederos electrónicos más populares de España para recibir el pago de tus facturas.

5. Ofrece descuentos al cobrar facturas rápido y recargos por las demoras

Está demostrado que los incentivos económicos funcionan muy bien a la hora de cobrar facturas. Muchos autónomos y pequeñas empresas usan dos estrategias de facturación que dan muy buenos resultados:

  • Facturas con descuentos por pagos rápidos. Según el sector en el que trabajes, puedes ofrecer diferentes descuentos si los clientes pagan sus facturas dentro de un tiempo de límite determinado. Estos descuentos se pueden aplicar durante la factura actual o la próxima.
  • Facturas con recargos por demoras. Si el cobrar facturas rápido se ha convertido en un gran problema para tu negocio, quizás debas recordar en tus facturas que a partir de cierta fecha específica (por ejemplo 10 días después de recibir la factura) se aplica un recargo determinado. Este recargo adicional se puede ir incrementando según el retraso en el pago de la factura.

6. Cuidado con las facturas internacionales

Si trabajas con clientes extranjeros, algo muy común en la actualidad gracias al comercio online y la apertura de mercados internacionales, quizás sería conveniente incluir unas instrucciones de pago junto a las facturas (en inglés o el idioma del cliente) para que no haya ningún tipo de confusión a la hora de hacer los pagos. Asimismo, recuerda que en la factura deben aparecer las cantidades desglosadas en la moneda que se haya acordado con el cliente.

Te recomendamos:

Billomat folgen: