11. Jul 2019 |

Cómo crear un plan de empresa

Si tienes en mente un proyecto, una de los primeros aspectos que debes tener en cuenta es el de crear un plan de empresa. Al plan de negocios es importante que le dediques tiempo, ya que es la carta de presentación en el momento que quieras conseguir nuevos inversores. Además, también te servirá como hoja de ruta a seguir en los inicios del proyecto.

Si crees que has detectado una oportunidad para poder hacer un negocio, no dejes de leer las siguientes líneas, ya que la información que te vamos a dar puede ser crucial para el éxito de tu empresa.

Plan de empresa
El plan de empresa o plan de negocios debe ser bastante sencillo y resumido, debe contener todos los datos relevantes de manera argumentada y debe presentar los beneficios futuros a los potenciales inversores.

¿Qué es y para qué sirve un plan de empresa?

El plan de empresa (también se le conoce como plan de negocios) es un informe en el que se trata de sintetizar toda la información relevante de un proyecto de empresa para ver si es viable o no.

Uno de los objetivos que busca es que sea lo bastante sencillo y resumido para que cualquier lector (inversor) sea capaz de entender la idea de negocio y cuáles serán los beneficios futuros. Además, tiene que contener datos contrastados y argumentados para poder convencer a los inversores. La idea final es que estos participen en el proyecto.

Debes tener en cuenta que el plan de empresa es una tarjeta de visita de la futura empresa y sirve como herramienta de venta frente a los inversores y organismos de financiación.

Ejemplo de plan de empresa paso a paso

Es muy importante tener en cuenta que el plan de empresa no es una pérdida de tiempo. Ni mucho menos. En cierta manera es lo que va a determinar que tu negocio acabe siendo exitoso o no. El plan de negocio tiene que ser tu guía durante la puesta a punto de la empresa. Además, como ya hemos ido señalando a lo largo del artículo, es el documento que van a revisar los posibles inversores.

Realmente no existe una única estructura de plan de empresa, pero sí que te podemos decir cuáles son los principales aspectos que debe contener. A continuación, un plan de empresa ejemplo:

1. Primero, tienes que definir las características del producto o el servicio que ofrezcas. Tú eres la persona correcta para detallar con concisión y claridad qué es tu negocio. Tienes que preguntarte lo que ofreces y cuál es el valor añadido respecto a la competencia. Tu producto o servicio es en un primer momento tu carta de presentación.

2. Realiza un análisis estratégico realista sobre las ventas. Cuando ya sabes lo que vas a vender o el servicio que vas a dar, tienes que definir el cliente potencial de tu producto y el tamaño de mercado para saber el volumen de ventas que pueda haber. En función del cliente promedio que haya, es recomendable que se detalle cuál es el público objetivo.

3. A continuación, tu plan de empresa debe incluir cuál es la forma jurídica que has decidido que tendrá tu empresa. ¿Mejor autónomo o sociedad? Esta es una pregunta obligada que no puede esperar mucho. En el caso que decidas hacer una sociedad, no solo tienes que quedarte aquí, ya que en verdad hay muchas. Las sociedades pueden ser limitadas, laborales, anónimas, etc. Dependiendo del capital que se invierta, del número de socios y otros factores importantes, te interesará una forma más una que otra.

4. Debes conocer la competencia como si fuera tu madre. Para eso tienes que elaborar un estudio de mercado en el que debes definir cuál es la situación actual del mercado en el que vas a ofrecer tu servicio o producto. Es muy importante conocer bien contra quién vas a competir para poder detectar y potenciar el valor añadido de lo que ofreces tú.

5. Aparte de conocer a la competencia, debes conocer cuáles son tus necesidades iniciales. Para eso tienes que poner en marcha tu empresa. Dependiendo de lo que ofrezcas y cuáles son tus expectativas, puede que necesites una oficina o alquilar un espacio en un sitio coworking. Además, tienes que detallar en el plan de negocios cuáles son las infraestructuras tecnológicas e informáticas, así como las necesidades técnicas y decidir las personas que van a formar parte de tu equipo humano.

6. Contrasta todos los datos financieros que tengas. Conocer el punto de partida económico y el objetivo al que quieres llegar es algo necesario. También tienes que detallar cómo vas a llegar a la meta que te has marcado. Es por eso que debes tener en cuenta los recursos que dispones y si necesitas algún tipo de ayuda como, por ejemplo, programas para nuevos autónomos y emprendedores. En este punto tienes que recordar que cualquier empresa o start-up acostumbra a tener datos negativos en sus inicios. Por lo que no tienes que desesperarte, porque puede ser que las ganancias se encuentren a la vuelta de la esquina.

7. Una vez que ya tengas confeccionado tu plan de empresa, ha llegado el momento de revisarlo a fondo. Piensa que has recopilado una gran cantidad de información, por lo que puede haber alguna errata. Si encuentras errores, corrígelos. Además, si ves que algunas partes del plan de empresa son demasiado largas o no muy claras, las puedes sintetizar. Si no quieres rehacer todo el plan de negocios, puedes realizar un resumen ejecutivo de este. En el resumen puedes dejar rienda suelta a tu creatividad, ya que será el que tus inversores vayan a consultar. Es decir, pon la información más relevante para ellos. Es por eso importante captar la atención en los primeros párrafos. La idea final es hacerlo lo más atractivo posible para que lo tengan en cuenta.

Te recomendamos:

Billomat folgen: