20. Ago 2019 |

Concurso de acreedores: ¿Qué es y cuándo se solicita?

¿Qué es el concurso de acreedores?

En el momento en que una empresa o un autónomo tiene dificultades financieras y no puede pagar con regularidad las deudas que tiene, se da el concurso de acreedores. No es un problema solo puntual, sino que se trata de problemas económicos que pueden resultar en la quiebra de la empresa.

Este es un procedimiento judicial en que los acreedores pueden cobrar lo que se les debe. Además, se busca la continuidad del negocio siempre que se pueda. Aunque hay muchas personas que lo piensan, no tiene que suponer la desaparición de la actividad empresarial o del negocio.

Concurso de acreedores
El concurso de acreedores se inicia cuando la empresa o un autónomo tiene dificultades financieras que a largo plazo pueden resultar en la quiebra de la empresa. Durante este procedimiento judicial, los acreedores pueden cobrar lo que se les debe. (Imagen © pexels)

¿Quién y cuándo se puede solicitar?

El concurso de acreedores tiene que ser solicitado por el deudor mismo. También puede ser requerido por uno de los acreedores y el mediador concursal en el momento en el que se inicie el procedimiento de acuerdo extrajudicial de pagos.

En el caso de el deudor fuera una persona jurídica, las entidades para pedir la declaración del concurso de acreedores son el órgano de liquidación o administración.

En el momento en que el deudor conoce que es insolvente, es obligatorio por ley que pida el concurso de acreedores en un periodo de 2 meses.

¿Qué plazos existen para solicitarlo?

En el plazo de los dos meses que se tiene para pedir el concurso de acreedores, se puede comunicar al juzgado pertinente que se está en negociaciones para alcanzar un nuevo acuerdo de financiación, con el fin de conseguir el dinero suficiente para que continúe el concurso de acreedores.

También es importante tener en consideración que desde que se comunica no se pueden iniciar ningún tipo de ejecución, ya sea judicial o extrajudicial, de los derechos y los bienes que se necesitan para continuar con las actividades empresariales.

En el momento en que se están dando las negociaciones, destacamos que el deudor puede pedir por derecho que no haya un registro del concurso de acreedores. Así no se enseña al público general. De esta manera, se puede negociar una nueva financiación sin que el público general lo conozca evitando el bochorno social.

Después de que pasen 3 meses desde que se comunicó al juzgado, el deudor tiene que solicitar la declaración del concurso de acreedores en el siguiente mes hábil, sin importar si se ha conseguido alcanzar un acuerdo de refinanciación.

¿Cuáles son las diferentes etapas de un concurso de acreedores?

El concurso de acreedores tiene 4 fases que vamos a explicar, a continuación:

  • Fase común

La primera fase del concurso de acreedores es la solicitud de la declaración de este. Se puede solicitar por el propio deudor de forma voluntaria o por un tercero que se encuentre legitimado para ello.

La solicitud se tiene que presentar ante el juzgado de lo Mercantil. El juez va a estudiar el caso y va a decidir si se aplican medidas cautelares o no. Si decide aplicarlas, se puede pedir al solicitante que preste finanza si la solicitud se desestima para compensar los daños que hayan podido causar esas mismas medidas cautelares al deudor.

El juez tiene que dar a conocer la respuesta a la solicitud a partir de un auto. De esta manera, se pronuncia si es necesario que se declare un concurso de acreedores. Es por eso que tiene que estimar la solicitud o si no cabe hacerlo.

Si el juez estima la solicitud, el auto aclarará los aspectos de estos. Por ejemplo, si es necesario el concurso de acreedores, el nombramiento del administrador concursal (que es un abogado o auditor con 5 años de experiencia profesional que pasa a gestionar la empresa en concurso de acreedores y hace distintas funciones como elaborar un informe), si se toman medidas cautelares y otros aspectos a tener en cuenta.

  • Fase convenio

Esta fase se centra en la recepción de propuestas de convenio, ya vengan del propio deudor o de un acreedor.

Cuando se presentan las propuestas de convenio, los acreedores votarán si aprueban o no el convenio. Si la propuesta es aceptada por la mayoría y no tiene defectos o alguna infracción, el convenio será aprobado por el juez.

  • Fase de liquidación

En esta fase ya no se pueden presentar nuevas propuestas de convenio y no se aprueba ninguna pese a que ya se haya aprobado el convenio. También sucede en el caso cuando lo solicita el deudor, lo cual puede pasar en cualquier momento del concurso de acreedores.

En esta fase se produce la liquidación de la empresa. Este hecho consiste en vender todos los activos (también conocidos como bienes) de la empresa concursada para pagar el máximo de deuda posible a sus acreedores. Para tal caso se sigue un orden determinado de forma legal.

En el momento en que se declara esta fase, el deudor pierde todas las facultades de administración y gestión, por lo que quién realiza la liquidación definitiva es el administrador concursal.

  • Fase de calificación

Es la última fase del concurso de acreedores. Se determina si el concurso es fortuito o es culpable. Siempre se desarrolla si existe la liquidación.

El concurso se declara culpable cuando se aprecia una culpa grave por parte del deudor en la generación de la insolvencia. Se debe tener en cuenta que los administradores tienen la obligación de solicitar el concurso de acreedores cuando piensen que no van a poder asumir las deudas.

Si se declara culpable del concurso de acreedores, hay una serie de consecuencias para el culpable. Por ejemplo, la inhabilitación para administrar bienes ajenos, o hasta pueden llegar a condenar a los administradores a responder de forma solidaria con sus bienes, ya se de forma total o parcial, de aquellos créditos que no sean saldados con la liquidación.

Te recomendamos:

Billomat folgen: