11. Jul 2019 |

¿Qué es la diferencia entre microempresa, pequeña y mediana empresa?

La calificación de una empresa como pequeña, mediana o microempresa es importante. De ello resultará la gestión de sus impuestos, la posibilidad de acogerse a determinados beneficios fiscales o las obligaciones contables y laborales a las que estará sometida. A las pequeñas y medianas empresas las conocemos como pymes, un término genérico que engloba dos categorías. A su vez, por debajo de ambas encontramos todavía otra categoría más: la microempresa.

Pero, ¿qué define esa clasificación? ¿Qué criterios se siguen para determinar qué tipo de empresa somos? ¿Quién lo decide? Todas estas preguntas tienen respuesta en este artículo, donde expondremos con claridad las características de cada tipo de empresa. Como veremos, la distinción es fácil y no deja lugar a muchas dudas, pero un autónomo debe tener siempre claro qué clase de empresa dirige y qué significa eso.

Diferencia entre microempresa, pequeña y mediana empresa
Los tipos de empresa se diferencian por un rango de criterios: los principales son tres – económico, organizativo y patrimonial-, aunque el técnico también se puede introducir en la ecuación. (Imagen © Startup Stock Photos)

Criterios para la clasificación de la empresa, empresa mediana y microempresa

A la hora de clasificar a las empresas en microempresas, pequeñas y medianas empresas es necesario establecer unos criterios a seguir. Los principales son tres -económico, organizativo y patrimonial-, aunque el técnico también se puede introducir en la ecuación.

  • Económico: se refiere a la facturación de la empresa. Se toma como referencia el volumen anual de facturación -ventas- en relación con el ejercicio económico anterior.
  • Organizativo: número de trabajadores en plantilla al cierre del ejercicio económico inmediato anterior.
  • Patrimonial: toma como referencia el patrimonio de la empresa, es decir, sus bienes y derechos junto con sus obligaciones.
  • Técnico: se refiere al tipo de actividad que desarrolla la empresa, especialmente si es o no de base tecnológica. Aunque no es un criterio tan objetivo ni esencial como los anteriores, algunos índices lo utilizan de forma complementaria.

[xyz-ihs snippet=»Flexible-Buchhaltung-ES»]

 ¿Quién establece estos criterios y sus límites?

 El establecimiento de los criterios y los límites para conocer las diferencias entre una microempresa, pequeña y mediana empresa no son arbitrarios. Se establecen de forma objetiva y son comunes para un conjunto homogéneo de sujetos -nacionales o internacionales-. Así, resulta más sencillo y justo clasificar a las empresas y encuadrarlas en una categoría concreta.

Además, para que una empresa pase a situarse dentro de otra categoría de la clasificación -de microempresa a pequeña empresa, de pequeña a mediana o al contrario-, estas mismas reglas establecen que debe cumplir durante dos ejercicios seguidos las exigencias para incluirse en la nueva categoría.

  • La Unión Europea: el Anexo I del Reglamento de la Unión Europea 651/2014 establece los límites económicos y organizativos para la clasificación de las empresas en los tres tipos: microempresas, pequeñas empresas y medianas empresas.
  • Las leyes internas: en concreto, en España se utiliza la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial. En ella se detallan las características económicas, organizativas y técnicas que ha de tener cada tipo de empresa. Básicamente, sigue lo dispuesto en el Reglamento de la UE.

¿Qué es una microempresa, pequeña y mediana empresa?

Ahora, de acuerdo con los criterios establecidos de la forma en que explicamos anteriormente, vamos a distinguir a las empresas. Así, tenemos tres tipos principales: microempresas, pequeñas y medianas empresas en aplicación de dichos criterios. Como veremos, varios de ellos son complementarios, pues con un menor número de trabajadores y una mayor facturación se puede incluir en una categoría superior.

  • Microempresa: de acuerdo con los criterios que hemos visto, una microempresa es aquella con menos de 10 trabajadores y una facturación inferior a 2 millones de euros anuales. En la actualidad, se calcula que en España el 94% de las empresas con de este tipo. En total, existen unos 3 millones de microempresas en España.
  • Pequeña empresa: siguiendo los mismos criterios antes señalados, hablaríamos de pequeña empresa cuando ésta tiene menos de 50 trabajadores en plantilla. Además, su facturación anual no puede sobrepasar los 10 millones de euros. Este tipo de empresa representa el 5% del tejido empresarial español, muy por debajo de las microempresas.
  • Mediana empresa: una vez más, recurrimos a las fuentes comunitarias y nacionales para determinar cuántas empresas cumplen las características allí señaladas para ser medianas. En este caso, el número de trabajadores debe estar entre 50 y 250. La facturación, por debajo de 50 millones de euros El porcentaje de empresas que cumplen estas características en España suma el 0,7% del total.

Es importante señalar, tras esta clasificación, que el 52% de las empresas españolas no tienen ningún trabajador asalariado. Es decir, más de la mitad de las empresas en España están constituidas únicamente por un autónomo individual. De ahí el peso tan grande de la microempresa en España con respecto a las mediadas y pequeñas empresas.

Llevar una empresa también significa deber llevar la facturación y contabilidad de ésta. Para facilitarte la tarea, te recomendamos usar un programa de facturación, como el de Billomat. Billomat está disponible en la nube, lo que te ofrece más flexibilidad en tu facturación, y automatiza en un mayor grado la elaboración de facturas y presupuestos. Pruébalo gratuitamente y sin compromisos: Probar gratis >>

Te recomendamos:

50% Rabatt bis 31.01.2022
auf unsere Jahrestarife mit dem Gutscheincode "MehrZeit2022"!