26. Jun 2019 |

¿Qué opciones hay para facturar sin ser autónomo?

Ser autónomo es un gran reto para muchos emprendedores que no ven claro, durante los primeros meses, cómo afrontar todos los gastos que eso conlleva. Porque una de las características del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social es que, ingreses lo que ingreses -incluso si no ingresas nada-, cada mes deberás pagar la misma cantidad fija en concepto de cuota.

¿Qué opciones hay para facturar sin ser autónomo?
Facturar sin ser autónomo es arriesgado y, en la mayoría de los casos, ilegal (imagen © Unsplash).

Ese es el principal inconveniente para muchos jóvenes emprendedores a la hora de hacerse autónomos. ¿Cómo voy a pagar todos los meses lo mismo -hasta unos 283€/mes una vez agotados los descuentos iniciales- si este ingresé 1.000€ pero los dos anteriores, 350€ cada mes? No hay nada que hacer al respecto. Por eso, con frecuencia surge la duda: ¿es realmente necesario ser autónomo para facturar?

En los últimos años, surgieron algunas opciones que permitían facturar sin estar dado de alta en la Seguridad Social. Pero la propia Seguridad Social declaró ilegales las prácticas de las cooperativas de trabajadores autónomos encubiertos. Por eso, te recomendamos que no utilices esa opción porque acarreará multas y otras sanciones administrativas.

Entonces, ¿qué opciones hay para facturar sin ser autónomo?

No muchas, por no decir casi ninguna. Es una realidad que hay que afrontar y que forma parte de los factores más importantes a ponderar antes de iniciar una actividad profesional como autónomo.

  • Aprovecha al máximo la tarifa bonificada

Algo es algo y menos es nada. Durante el primer año de actividad, la tarifa será de solo 60€ con independencia de tu volumen de facturación. Aprovecha para trabajar a pleno rendimiento o concentrar en esos meses el mayor volumen posible de facturación, porque una vez pasados esos primeros 12 meses, las cuotas se dispararán.

  • Estudia bien tu proyecto antes de iniciarlo

Parece una obviedad, pero una retirada a tiempo puede ser una victoria. Si crees que no vas a poder hacer frente a las cuotas de la Seguridad Social con tu facturación, date un tiempo para madurar el proyecto y buscar otras maneras de hacerlo viable. Recuerda que la bonificación inicial solo se puede disfrutar una vez, por lo que, si te lanzas a la aventura y no te sale bien, no podrás acogerte a esa tarifa reducida en el futuro.

  • No hagas caso a los falsos expertos de internet

Encontrarás algunas webs y blogs con consejos y recomendaciones para facturar sin darte de alta como autónomo. No te fíes. Aunque te digan que si tus ingresos no superan el Salario Mínimo estás exento de darte de alta, eso no es verdad. Además, el Salario Mínimo acaba de subir en una proporción nunca antes vista -hasta los 900€/mes- y la Administración no se va a dejar engañar. Si facturas de manera habitual o con cierta frecuencia, te sancionarán. 

En otros artículos te recomendamos ser honesto, no engañar a Hacienda ni a la Seguridad Social y cumplir con tus obligaciones fiscales y contables para evitar problemas futuros que puedan poner en riesgo la viabilidad y supervivencia de tu negocio. Te lo repetimos ahora. Facturar sin darse de alta como autónomo es arriesgado y, en la mayoría de los casos, ilegal. ¿Realmente quieres correr el riesgo?

¿Qué pasa si me pillan facturando sin ser autónomo?

Te sancionarán. Siempre tendrás la posibilidad de recurrir e intentar que, la Administración primero y un juez después, te den la razón. Pero las probabilidades de que eso pase son escasas. De entrada, tendrás que pagar recargos de hasta el 20% por cada cuota de autónomo que hayas dejado de pagar. Además, si a eso se añade que probablemente tampoco te hayas dado de alta en la Agencia Tributaria ni hayas deducido IRPF… la multa será aún mayor. 

¿Y si me doy de alta en la Agencia Tributaria pero no cómo autónomo?

Eso no resolverá tu problema. Hoy en día, las diferentes Administraciones Públicas y sus organismos están interconectados. Comparten información y cruzan las bases de datos para detectar este tipo de situaciones y castigarlas. Por eso, aunque cumplas con tus obligaciones con Hacienda -pagar IRPF y declarar que realizas Actividades Económicas-, lo más probable es que la Seguridad Social te acabe encontrando y sancionando. Es un callejón sin salida.

Entonces, ¿realmente no me queda otra alternativa que darme de alta como autónomo?

Cualquier consejo distinto a darte de alta será un incentivo para que cometas una irregularidad. Puedes facturar sin darte de alta, manipular los datos de las facturas, emitirlas a través de terceros -un amigo, un familiar-… pero nada de eso carecerá de riesgo ni te permitirá desarrollar una actividad estable, periódica y exenta de peligros. Si quieres facturar, deberías darte de alta primero y luego empezar a emitir facturas.

Así:

  • Evitarás multas y sanciones.
  • Trabajarás mucho más tranquilo.
  • Los clientes no sospecharán ni desconfiarán.
  • Tu reputación estará salvaguardada.

Te recomendamos:

50% Rabatt bis 31.01.2022
auf unsere Jahrestarife mit dem Gutscheincode "MehrZeit2022"!