02. Sep 2019 |

Finiquito: Qué es, cuándo se paga y cómo se calcula

¿Qué es el finiquito?

El finiquito es un documento en el que se refleja las cuentas que tiene pendiente la empresa con el trabajador en el momento en que se rompe la relación profesional.

En el finiquito se liquidan las vacaciones, las pagas extras y los días que se trabajaron en el mes, además de otros conceptos que también se pueden añadir en este documento.

Es una liquidación obligatoria tanto si te despiden o si el trabajador decide irse por cuenta propia. En ningún caso te pueden denegar el finiquito, ya que si la empresa lo hiciera estaría yendo en contra la ley.

Cómo calcular el finiquito
El finiquito es el pago obligatorio que debe realizar una empresa cuando se despide un trabajador o cuando éste decide irse por cuenta propia. El finiquito cubre las vacaciones, las pagas extras y los días que se trabajaron en el mes. (Imagen © pexels)

¿Cuáles son las diferencias entre finiquito e indemnización?

Estos son dos conceptos muchas veces se entremezclan, pero en realidad tienen dos significados distintos. El finiquito es lo que a la empresa le queda por pagarte del año, mientras que la indemnización es una compensación económica si la empresa hizo un despido de manera improcedente.

En otras palabras, la indemnización no siempre se da, mientras que el finiquito sí. Se puede dar el caso en que a algunos trabajadores se les presenta un único documento en el que aparecen el finiquito y la indemnización.

¿Cuándo se debe pagar el finiquito?

En el momento en que la empresa notifica al trabajador que el contrato va a finalizar, ésta tiene que ofrecer una propuesta de finiquito. En otras palabras, en el momento en que se finaliza el contrato o se da la carta de despido, la empresa tiene que dar el finiquito al trabajador.

Algunas veces la empresa da un preaviso al trabajador (por ejemplo, cuando es el fin de contrato temporal que ha durado más de un año). En estos casos  no entrega el finiquito con la carta de despido, sino que lo da el último día de trabajo para ajustar el contenido que hay en el documento a las cantidades que realmente se adeudan hasta el último día de contrato.

También, en el caso que el trabajador sea el que presente la dimisión, la empresa tiene la obligación de entregar el finiquito el último día de trabajo del empleado. Eso sí, es obligatorio que el trabajador también dé un preaviso en este caso. Si no lo hace, normalmente la empresa no tiene el tiempo suficiente para poder hacer el finiquito en ese momento. Como que no existe un plazo, se tendrá que elaborar con la máxima celeridad posible.

¿Qué elementos tienen que aparecer en el finiquito?

En primer lugar, debe aparecer los datos que identifiquen tanto a la empresa como al empleado. Luego, el finiquito también debe incluir todos los pagos pendientes en el momento en el que se finaliza la relación laboral entre ambas partes.

Se acostumbra a dividir en dos partes. En la primera aparecen las cuantías que la empresa debe al trabajador. A continuación, vamos a enumerar cuáles son los principales conceptos que tienen que aparecer en bruto y se les tiene que aplicar las correspondientes retenciones y cotizaciones:

  • El sueldo de los días pendientes del mes en los que se produce el destitución.
  • Los diás de vacaciones que el trabajador no ha podido disfrutar. Si el empleado tiene derecho a días de vacaciones que no ha tomado, es obligatorio que la empresa le pague esos días, además de cotizarlos.
  • Las pagas extras. El pago de una parte proporcional de estas pagas también forma parte de los derechos del empleado. La cuantía difiere en función de si las pagas están prorrateadas o si son semestrales/anuales.
  • Las horas extras. En el finiquito se tienen que recopilar las horas extras que que el empleado ha trabajado y que todavía no se han pagado.
  • Los incentivos o bonos. El trabajador también tiene derecho a un monto proporcional de los bonos o incentivos de acuerdo con el tiempo trabajado, siempre y cuando el acuerdo que fije que el bono no exija tener que estar en la empresa en el momento del devengo.

Aparte de las posibles cantidades que tiene que pagar la empresa, en el finiquito también pueden existir algunas que el empleado debe a su empleador:

  • Las vacaciones disfrutadas de más. Si el trabajador disfrutó de todos los días vacacionales que corresponden al año, pero no ha finalizado el año trabajando, habrá hecho más vacaciones de las que le correspondan, por lo que la empresa podrá deducir estos días de vacaciones adicionales.
  • La falta de preaviso de la baja voluntaria. El trabajador tiene que dar un preaviso de 15 días en el momento en que presenta su dimisión. Los días que falten de preaviso pueden ser deducidos por el empleador. Eso sí, existen convenios que fijan penalizaciones superiores que, según el caso, pueden ascender a los dos días por cada día de preaviso que falte.
  • Los anticipos recibidos. Si la empresa ha cedido algún anticipo, puede reclamarlo al trabajador.

¿Cómo se calcula el finiquito?

Para el cálculo sencillo del finiquito se necesitan: el salario del último mes, las vacaciones a las que tiene derecho y no ha disfrutado y las pagas extras.

En el caso que el trabajador cobrara 1.000€ al mes, lo dividimos por 30 días, el resultado es 33,37€ diarios de salario.

Si el empleado trabajó 20 días el último mes, su salario fue de 20 x 33,37€ = 667,40€.

En lo que se refiere a las vacaciones, si el empleado disponía de 30 días al año y trabajó 165, para descubrir las vacaciones que no disfrutó, se hace una simple regla de 3:

360 – 30

165 – x

El resultado son 13,75 días de vacaciones no disfrutadas, por lo que se le debe 13,75 x 33,37 = 458,84€.

El trabajador tenía una paga extra al año. Para calcularla primero se tiene que hacer la división de 1000 / 360 = 2,7, para, a continuación, 2,7 x 165 = 445,50€.

El cálculo total del finiquito es: salario (667,40€) + vacaciones (458,84€) + paga extra (445,50€) = 1.571,74€.

¿Se deben pagar impuestos sobre el finiquito?

Todos los conceptos que hemos enseñado en el punto anterior son partidas salariales. Eso quiere decir que tributan en la declaración de la renta como si fuese una nómina al tipo que corresponde a cada persona. Por lo que la respuesta es sí, se tienen que pagar impuestos sobre el finiquito.

¿Te ayudó este artículo? Por si has dejado tu trabajo para lanzarte en nuevos proyectos, como hacerte autónomo o crear una empresa, no olvides que un programa de facturación te podrá ayudar a asumir las tareas diarias de contabilidad y facturación. ¿Cómo, te preguntarás? Con informes prácticos acerca de tus ventas y la conciliación bancaria automática entre el programa de facturación y tu banca, tendrás un resumen fiel de cómo evoluciona tu empresa -¡es fundamental sobre todo en la fase inicial de tu proyecto! Prueba Billomat gratuitamente para tener: documentos mercantiles automatizados, conciliación bancaria, resumen de tus ventas, acceso adicional para tu asesor fiscal, y mucho más.

Te recomendamos:

Billomat folgen: