| 

IVA repercutido vs. IVA soportado

Tipos de IVA en España

Si eres autónomo o tienes una empresa, estás obligado a declarar de forma trimestral el IVA que se debe tributar de acuerdo con tus operaciones comerciales como sujeto pasivo del impuesto. Eso sí, se debe tener claro que existen dos tipos de IVA: el repercutido y el soportado.

El IVA repercutido es el que los empresarios y profesionales tienen que cobrar a sus clientes por las entregas de los bienes o prestaciones de servicios que realizan en el ejercicio de su actividad y que deben ingresar en hacienda a través de las liquidaciones correspondientes una vez descontando el deducible.

El IVA soportado es el importe del IVA que los empresarios o profesionales deben pagar al adquirir un bien o servicio en el ejercicio de su actividad.

IVA soportado e IVA repercutido
El IVA soportado es el que hace referencia al IVA aplicado al producto o el servicio que pagas tú como cliente, mientras que el IVA repercutido es el que tú repercutes al cliente. (Imagen © rawpixel)

Características y diferencias entre los dos tipos de IVA

Ahora que ya conoces cuáles son los dos tipos de IVA, vamos a ver las principales diferencias que hay entre ellos.

La distinción entre los dos tipos de IVA radica en el hecho de quién vende y quién recibe el servicio o el producto. El IVA soportado es aquel tipo de IVA aplicado al producto o el servicio que paga el cliente, mientras que el IVA repercutido es el que el proveedor repercute al cliente.

Uno de los aspectos a tener en cuenta es que el IVA es un tributo que no solo se paga en la fase terminal de la producción, es decir, cuando el cliente recibe el producto o el servicio, sino en todas las fases que constituyen el proceso.

Es por esta razón que pueden surgir problemas de doble imposición en el caso de que se aplique el devengo tanto sobre el proveedor como sobre el cliente.

Una de las formas para que esto no pase es deducir el IVA soportado del IVA repercutido. Así, los sujetos pasivos del impuesto solo necesitan restar el IVA soportado del IVA repercutido para obtener el importe que deben tributar a la Agencia Tributaria.

Los dos tipos de IVA son fundamentales para cuando se tenga que rellenar el modelo 303 de la Agencia Tributaria. Si no realizas la distinción entre el IVA soportado y el IVA repercutido, no se podrá calcular cuál es el IVA que se tendrá que abonar o que te devolverán (en el caso que el IVA soportado sea mayor al IVA repercutido).

¿Quién puede cobrar IVA?

En principio todos las empresas o autónomos que proveen un servicio o producto están obligadas a cobrar el IVA. En verdad, en el caso de no hacerlo no estarán exentos, ya que lo tendrán que declarar igualmente. Son pocas las actividades que no tienen IVA, por lo que se tiene que ser muy consciente de este hecho.

¿Cómo calcular el IVA a pagar?

El cálculo del IVA es una de las operaciones más habituales que se hacen en el momento de fijar precios, ya sea para productos o servicios. Es por eso que te vamos a mostrar un ejemplo de cuál es la fórmula que se tiene que aplicar. Lo primero que se tiene que hacer es saber qué tipo de IVA se debe aplicar. En España existen tres categorías que son:

  • El IVA general: todo tipo de mercancía o servici0 prestado está gravado por un porcentaje de IVA. El más común es el del 21%. Este se aplica al tabaco, cosméticos, gimnasio o peluquería.
  • El IVA reducido: este es del 10%. Aquí hay los servicios y productos de diversos tipos. Por ejemplo, se encuentran los alimentos no considerados de primera necesidad, el agua, los medicamentos para animales, las viviendas y más. En lo que se refiere a los servicios se aplica al transporte, la hostelería, la limpieza, exposiciones y otros servicios culturales.
  • El IVA super reducido: este es del 4%. Se aplica solo a productos que se consideran de primera necesidad. Por ejemplo, a medicamentos, alimentos, servicios para personas con discapacidad, libros etc. Uno de los principales objetivos de este IVA es recaudar el impuesto de modo que los individuos mantengan su poder adquisitivo en los productos o servicios que son fundamentales para el día a día.

Cuando ya sabes qué IVA se aplica al cliente, se tiene que aplicar el % de este sobre el precio base que quieres poner.

Por ejemplo, si tienes un producto al que se le aplica el IVA del 21% y el precio de este es de 20€, para obtener el precio de venta tendrás que utilizar la siguiente fórmula:

Precio base = 20€

IVA = 21% = 0,21

Precio final con IVA = (Precio base) * (1 + IVA) = 20 * 1,21 = 24,2€

Con esta operación fácil y rápida obtendrás el precio final del producto, que en el ejemplo que hemos dado es de 24,20€. Si aplicas otros tipos de IVA, en vez de poner el 0,21, tendrás que calcular con el 0,10 (reducido) o el 0,04 (super reducido).

¿En qué casos se puede deducir el IVA soportado/repercutido y en qué no?

El IVA que se puede deducir es la cuota de IVA que un empresario o autónomo puede recuperar en la adquisición de bienes o servicios relacionados de forma exclusiva con su actividad. Este aspecto tiene que quedar muy claro. Además, todo tiene que estar bien documentado para poder deducir las cantidades que se considere.

Eso sí, como ya vamos apuntando, no todo el IVA soportado puede ser deducible. Por ejemplo, no se puede deducir en los siguientes casos:

  • Si el bien o servicio no está relacionado de forma directa con la actividad empresarial o profesional.
  • Joyas, piedras preciosas o perlas naturales.
  • Alimentos, tabaco y bebidas.
  • Espectáculos y servicios de carácter recreativo.
  • Bienes o servicios destinados a atenciones a clientes, asalariados o terceras personas.

¿Necesitas emitir regularmente facturas con IVA? En vez de hacerlo manualmente en Word o otra aplicación de escritorio, ¿por qué no hacerlo con un programa de facturación en la nube, como el de Billomat? Con Billomat, puedes hacer facturas usando las diferentes tasas de IVA. Gracias a la configuración individual de tus tasas impositivas en el programa online, puedes crear todo tipo de impuesto que exista y usarlo en las facturas a tus clientes. De este modo siempre permanecerás flexible en tu facturación. Pruébalo gratis durante 60 días y conoce todas las funciones de Billomat.

Te recomendamos:

DIFUNDE EL AMOR
¿Disfrutaste este artículo?
Aprenda aún más sobre finanzas y contabilidad cada semana.
¿Qué encontrarás en tu bandeja de entrada?
Una oportunidad para pensar de manera diferente sobre su trabajo y su contabilidad.
Conocimientos cuidadosamente seleccionados sobre el mundo de la contabilidad para inspirarte
Una visión diferente sobre lo que hace Billomat
Únase a nosotros para ver el mundo de la contabilidad a través de los ojos de quienes lo aman.
Tus configuraciones para los cookies de esta página web:

Selecciona cuál de los siguientes cookies la página web puede usar. Puedes cambiar los ajustes de nuevo en cualquier momento a través de nuestra política de privacidad.

Cambia tus preferencias de cookies con el control deslizante:
Necesario
Necesario
Estadísticas
Estadísticas
Confort
Confort
Targeting
Targeting
Top