29. Abr 2019 | Emprendimiento

Consejos importantes para jóvenes emprendedores

Hacerse emprendedor no es sencillo. Aunque muchos se sienten atraídos por la idea de ser sus propios jefes y gestionar su negocio, en ocasiones las malas decisiones iniciales pueden arruinar el proyecto. Por eso, antes de emprender hay que estudiar muy bien el terreno y prepararse para lo que viene. Aquí veremos algunos consejos esenciales y otros más profesionales para que los jóvenes emprendedores puedan empezar con menos dudas y menos riesgo.

Consejos importantes para jóvenes emprendedores
Muchos jóvenes emprendedores desisten a los pocos meses de iniciar sus proyectos porque inicialmente se marcaron objetivos y expectativas imposibles de cumplir a corto plazo (imagen © Pexels).

¿Qué es un emprendedor?

Pero empecemos por lo más básico. ¿Qué es un emprendedor? Muchas veces oímos a los políticos, a los economistas, a los periodistas y a cualquier con ganas de charla hablar de los emprendedores en abstracto, como si fuesen un animal mitológico. En realidad, los emprendedores no son más que personas que deciden iniciar una actividad profesional por cuenta propia, ya sea en solitario o asociados con otros emprendedores, sin una dependencia o relación laboral con terceros.

Pero ¿por qué alguien se hace emprendedor? ¿No es más fácil y más seguro trabajar para una empresa y cobrar cada mes, el mismo día, un sueldo fijo? Bien, para entender por qué alguien se convierte en emprendedor, hay que echar un vistazo al perfil de los emprendedores. Así, la mayoría son jóvenes emprendedores que no encontraron un primer empleo estable después de terminar sus estudios; o que desean desarrollar alguna idea, capacidad o especialización técnica sin miedo a unas condiciones precarias.

Consejos para jóvenes emprendedores

1. Estudiar el modelo de negocio y el mercado

Da igual que se quiera abrir una panadería o una empresa de tecnología punta. En cualquier caso, un emprendedor tiene que definir detalladamente qué va a ser su negocio, cómo lo va a hacer rentable y qué competencia existe ya en ese sector. Porque casi todo está inventado y de lo que se trata es de mejorar los productos, servicios y la manera en que estos llegan a quienes nos van a pagar por ellos.

2. Ser estricto y disciplinado con las finanzas

Esto es esencial. Llevar una contabilidad ordenada es imprescindible para evitar un fracaso empresarial. Por eso, debes aprender a llevar las cuentas de la empresa, guardar todas las facturas, contabilizar todos los gastos, etc. La regla de oro es igual para un joven emprendedor que para cualquier otra persona en el ámbito familiar: no gastes más de lo que tienes o de lo que prevés ingresar.

3. Marcarse objetivos realistas

Es la única forma de evitar la frustración. Muchos jóvenes emprendedores desisten a los pocos meses de iniciar sus proyectos porque inicialmente se marcaron objetivos y expectativas imposibles de cumplir a corto plazo. E invirtieron en base a esos cálculos erróneos. Un emprendedor ha de ser paciente, pero para ello antes hay que mentalizarse de que el éxito empresarial es un proceso con distintas fases, y no todas son sencillas.

4. Saber asesorarse

Nadie nace aprendido, sino que aprende a lo largo de la vida. Uno de los errores más comunes de los jóvenes emprendedores es pensar que lo saben todo; o que tienen la obligación de saberlo todo. En realidad, es mucho más sabio quien elige a un asesor adecuado -por ejemplo, para cuestiones legales, tributarias o de contabilidad- que quien improvisa o finge una experiencia que no tiene. No saber escuchar puede costarle dinero y algún susto a un emprendedor.

5. Saber buscar las ayudas y subvenciones adecuadas

En España existen muchas ayudas relacionadas con los jóvenes emprendedores. Tanto la administración estatal como las autonómicas y los municipios y provincias ofrecen diferentes ayudas económicas, beneficios fiscales, descuentos en las cuotas de alta y afiliación, etc. Hay que invertir tiempo suficiente en investigar este terreno. Por ejemplo, podemos ahorrar mucho dinero si emprendemos en un ayuntamiento a solo 2 km de distancia, o si lo hacemos en áreas rurales.

6. No intentar engañar a nadie

Ser honesto como empresario, ya sea en una gran empresa o como emprendedor, es fundamental. Si nuestros clientes y proveedores no confían en nosotros, no tendremos éxito. Tampoco es aconsejable utilizar trucos y engaños para pagar menos impuestos o ahorrar gastos laborales si contratamos a trabajadores para nuestro negocio. A la larga, esas situaciones se vuelven en nuestra contra, nos cuestan dinero y podemos acabar metidos en un buen lío. Haz todo legal y honestamente.

Qué cosas deben evitar los jóvenes emprendedores

1. No desistas a la primera

Puede que las cosas no salgan como esperas desde el primer minuto, pero si has sido prudente y realista con tus objetivos iniciales, no te agobiarás. Intenta resistir los primeros contratiempos y no dejes que tu idea muera antes de intentarlo con energía.

2. Lee la letra pequeña de todo

De cualquier cosa. No te fíes de nada ni de nadie. Una cosa es asesorarte y buscar ayuda o financiación y otra muy distinta es que los demás huelan tu debilidad y se aprovechen de ti. Si pides ayudas o subvenciones, asegúrate de que no conlleven penalizaciones o multas en caso de que incumplas alguna condición -por ejemplo, un período mínimo de actividad-.

3. Desconfía

Educadamente, pero hazlo. Hay personas que se acercan a los jóvenes emprendedores con el único propósito de desanimarlos u obtener un beneficio con ellos. No aceptes ayuda de desconocidos a menos que las condiciones estén claras, porque cualquiera con buenas intenciones puede ocultar trampas e intereses no declarados.

4. No gastes más de lo que tienes

Sí, es una de las reglas de oro que ya citamos antes. Pero conviene repetirla una y otra vez. Uno de los mayores problemas de los jóvenes emprendedores es que no son capaces de mantener un plan fijo a largo plazo y en cuanto empiezan a obtener beneficios reinvierten todo el dinero o lo gastan. Separar las cuentas de la empresa y las personales es esencial.

Si consigues combinar los consejos positivos con las recomendaciones de errores comunes a evitar, es muy posible que tu futuro como joven emprendedor sea brillante. Pero recuerda: los jóvenes emprendedores necesitan tiempo, paciencia y disciplina para cumplir los objetivos que se marcan al principio. ¡Suerte y a por todas!

Te recomendamos:

Billomat folgen: