Jeden Freitag: Kostenloser Buchhaltungs-Workshop von Billomat >>

Jetzt kostenlos teilnehmen
 | 

Cómo una mala contabilidad puede arruinar tu negocio

¿Conoces a algún autónomo o propietario de una pequeña empresa al que le guste llevar la contabilidad? ¿Alguien que disfrute entre cuentas, facturas, nóminas, declaraciones de impuestos…? Probablemente no. La contabilidad es el caballo de Troya de muchas crisis y problemas serios de las empresas, especialmente de las pymes. Sin una contabilidad adecuada es difícil que un negocio sobreviva mucho tiempo. ¿Por qué? En este artículo intentaremos explicar cuáles son las consecuencias más frecuentes y visibles de la mala contabilidad.

Cómo puede arruinar tu negocio una mala contabilidad
Si queremos evitar las consecuencias potencialmente catastróficas de una mala contabilidad para tu pequeño negocio, es necesario ser disciplinado, eficiente y ordenado. (imagen @ pexels.com)

Y, para eso, primero habrá que recordar por qué la contabilidad es tan importante para las pequeñas empresas: ayuda a controlar los ingresos y los gastos, a conocer el estado real de nuestras cuentas, a estar al día con nuestras obligaciones fiscales y a crecer sobre las bases de la seguridad financiera.

¿Qué malas prácticas o vicios dañan nuestra contabilidad y pueden arruinar nuestro negocio?

  • No estar cualificado para llevar la contabilidad ni contratar a un experto o externalizar la tarea a profesionales.
  • No ser ordenado ni constante, dejando la contabilidad de lado durante mucho tiempo.
  • No llevar un control de los ingresos y, sobre todo, de los gastos, especialmente de las salidas de efectivo.
  • No estar al día en el pago de impuestos, tasas, intereses de deuda y otras obligaciones inexcusables que acarrean penalizaciones.
  • No utilizar sistemas automatizados, no conservar los documentos financieros o realizar cálculos aproximados o erróneos que no se ajusten a la realidad.

Consecuencias para tu empresa de una mala contabilidad

No conoceremos el estado de salud de nuestra empresa

Sin una contabilidad ordenada, será muy difícil analizar objetivamente cuál es nuestro estado financiero. Estaremos casi a ciegas, sin saber con exactitud si nuestra empresa goza de buena salud o si, por el contrario, hay signos de debilidad o dificultades más serias. No tener esa información puede ser letal, arrastrándonos a la bancarrota sin margen para reaccionar.

Renunciaremos a algunos beneficios fiscales

Si no somos capaces de tener nuestra contabilidad al día, fiscalizando nuestros ingresos y gastos, es probable que pasemos por alto declarar todo aquello que nos pudiera suponer ahorros, deducciones y desgravaciones fiscales. También, aumentarán las probabilidades de que presentemos declaraciones fiscales erróneas o inexactas, con el consiguiente riesgo de sanción.

Estaremos más expuestos a multas y sanciones

Como consecuencia de lo anterior, nos multarán casi con total seguridad en algún momento. Y una vez que las autoridades fiscales lo hagan, es muy probable que pasen a investigarnos con más frecuencia ya que velarán porque no reincidamos. Estaremos mucho más expuestos a inspecciones aleatorias y seremos un blanco fácil al que apuntar. Lo peor no son las multas económicas -que dañarán nuestras cuentas-, sino que la reincidencia se puede castigar con inhabilitaciones y órdenes de cierre o cese de actividad.

Perderemos el control de nuestras cuentas

La acumulación de errores, los retrasos en la contabilidad o la falta de orden y cuidado puede llevar a que, cuando queramos darnos cuenta y rectificar, ya sea demasiado tarde. Tenemos que cuidar de la contabilidad como una parte consustancial a nuestro negocio. Si no retrasamos las entregas de bienes o servicios a nuestros clientes, ni los pagos a proveedores o suministradores de servicios, tampoco podemos retrasar nuestras obligaciones administrativas contables.

Puede afectar a nuestros empleados

Si tenemos trabajadores asalariados, la falta de cuidado puede afectar al cobro de sus nóminas o a las cotizaciones a la Seguridad Social que tenemos que realizar. Si en algún momento sufren un accidente o enfermedad pueden verse en una situación comprometida si no hicimos todo lo que debíamos a tiempo. Por eso, el control de las nóminas es un apartado fundamental de nuestra contabilidad, con especial atención a las vacaciones, horas extra, pagas extraordinarias, dietas, gratificaciones, etc.

Limita nuestras opciones de financiación

Sin una financiación al día, los bancos no nos darán crédito. Antes de concedernos cualquier cantidad para acometer inversiones o hacer frente a pagos en situaciones complicadas, auditarán nuestras cuentas y estudiarán hasta el mínimo detalle para asegurarse de nuestra solvencia. Si no les podemos facilitar esa información, nos darán la espalda.

Perderemos tiempo y dinero subsanando errores

Ya sea porque nos sancionan, porque nos deniegan el acceso a crédito o porque nos damos cuenta de que estamos haciendo las cosas mal… arreglarlo nos robará tiempo y dinero. Si fuimos demasiado descuidados o incompetentes, quizás tengamos que pagar a un profesional para que nos ayude. Si lo hacemos nosotros mismos, es probable que tardemos semanas en encontrar los errores y resolverlos. Habrá que revisar cada detalle, pedir copias de facturas, molestar a los clientes y proveedores y renunciar a tiempo libre o a horas productivas para dedicarlas a la contabilidad que ya debíamos haber realizado.

Si queremos evitar las consecuencias potencialmente catastróficas de una mala contabilidad para tu pequeño negocio, es necesario ser disciplinado, eficiente y ordenado. Si no, antes o después pagaremos las consecuencias y nuestra empresa se hundirá con nosotros.

Sabemos que la contabilidad no es un tema muy divertido. Pero con Billomat te queremos facilitar las cosas: el programa de facturación en la nube te recopila de manera muy ordenada y transparente todas tus facturas de ingreso y de gasto y, además, te ofrece la posibilidad de descargarlas en un fichero compacto para poder usarlas a continuación en tu contabilidad. De igual modo, puedes hacer un seguimiento de tus cobros y pagos con la conexión bancaria. Pruébalo ahora, gratis: Probar gratis >>

Te recomendamos:

¿Disfrutaste este artículo?
Aprenda aún más sobre finanzas y contabilidad cada semana.
¿Qué encontrarás en tu bandeja de entrada?
Una oportunidad para pensar de manera diferente sobre su trabajo y su contabilidad.
Conocimientos cuidadosamente seleccionados sobre el mundo de la contabilidad para inspirarte
Una visión diferente sobre lo que hace Billomat
Únase a nosotros para ver el mundo de la contabilidad a través de los ojos de quienes lo aman.
Tus configuraciones para los cookies de esta página web:

Selecciona cuál de los siguientes cookies la página web puede usar. Puedes cambiar los ajustes de nuevo en cualquier momento a través de nuestra política de privacidad.

Cambia tus preferencias de cookies con el control deslizante:
Necesario
Necesario
Estadísticas
Estadísticas
Confort
Confort
Targeting
Targeting
Top