Organización   27.6.2019

Procedimiento monitorio para reclamar facturas impagadas

Sabemos que el impago de una factura puede ocasionarnos serios problemas. Generalmente el plazo para pagarlas es de 30 días continuos. En muchos casos este período se extiende si ambas partes así lo acuerdan, pudiendo llegar a los 60 días. Pero, ¿Qué pasa si todavía no te han pagado? ¿Estás amparado como vendedor por alguna figura judicial para estos casos?

Todo sobre el procedimiento monitorio para reclamar facturas impagadas

Si la deuda que estás reclamando es menor a los 2.000 euros, no necesitarás un abogado que te represente en el juicio (imagen © Unsplash).

Lo más común es reclamar las facturas impagadas de manera extrajudicial, es decir, a través de un contacto personal, negociación, reunión o incluso a través de un burofax. Sin embargo, cuando estas vías no funcionan y no consigues que el deudor te pague, todavía existe una alternativa para ti. Estamos hablando del procedimiento monitorio.

¿Qué es el procedimiento monitorio?

El procedimiento monitorio se trata de un proceso judicial muy sencillo, rápido y efectivo que se utiliza para reclamar aquellas facturas que no nos han pagado después del plazo acordado. Debes saber que está respaldado por la Ley de Enjuiciamiento civil como una de las formas más eficaces para reclamar cualquier deuda que sea exigible, monetaria y cuyo plazo esté vencido.

No debemos confundir este procedimiento con una demanda, es más bien una especie de reclamación ante la figura de los tribunales civiles.

¿Qué tipo de deudas podemos exigir?

Para poder recurrir al procedimiento monitorio ante el impago de una deuda, ésta debe cumplir con ciertas características:

  • Únicamente puedes reclamar dinero, con lo cual la deuda tiene que ser de carácter monetaria de un importe específico. Si la deuda que estás reclamando es menor a los 2.000 euros, no necesitarás un abogado que te represente en el juicio. Será el secretario judicial quien evaluará el caso y el juez tomará una decisión.
  • No existe un límite de cuantía de la deuda para poder recurrir a este procedimiento.
  • La deuda debe estar vencida, es decir, que ya se haya consumido el tiempo pautado para ser pagada.

¿Qué necesitas para reclamar una deuda mediante un proceso monitorio?

Es muy importante que al realizar cualquier tipo de convenio comercial existan registros físicos de todos los acuerdos y reuniones a los que se llegaron. Presupuestos, facturas, mensajes enviados y recibidos, cartas de reclamación de deuda, toda esta información es necesaria para hacer más válido tu reclamo ante un tribunal civil.

Considera tener a la mano y adjuntar los siguientes documentos a tu petición ante el juzgado:

  1. Documentos comprobatorios de relación comercial: debes poder demostrar que existía una relación comercial y una deuda mediante algún documento que lo respalde. Puedes utilizar algún tipo de factura digital, albaranes de entrega, telegramas, email o burofax.
  2. Documentos firmados por el deudor.
  3. Documento en el que conste la deuda a reclamar.

¿Cómo se presenta la solicitud para un procedimiento monitorio?

El acreedor es el que debe presentarla solicitud para iniciar un proceso monitorio. El primer paso que tienes que hacer es rellenar el formulario de reclamación de procesos monitorios. Sigue estos pasos:

  1. Rellena la solicitud con tus datos personales y los del deudor, incluyendo la cantidad de deuda que reclamas. Esta solicitud debe estar firmada e incluir un poder notarial si la estás haciendo en nombre de una sociedad.
  2. Incluye en la solicitud los documentos que respaldan la deuda.
  3. Haz una copia de todos los documentos, tanto de la solicitud como de los probatorios, para entregar al deudor.
  4. Entrega todos estos documentos junto con la solicitud en el juzgado de primera instancia del domicilio del deudor. No será necesario que te acompañe un abogado para este paso.

Fases del Proceso Monitorio

El proceso monitorio para reclamar facturas impagadas está diseñado para ser simple y práctico. Te podrás dar cuenta que existen pocos pasos para llevar a cabo el proceso y que lo más importante de todo es estar respaldado con la información adecuada.

Fase 1: Presentar el escrito de petición

  • No es más que recopilar todos los documentos que mencionamos anteriormente, explicando los hechos que originaron la deuda y todos los detalles sobre la misma. Ten en cuenta que debes presentar copias de la solicitud como de los documentos.

El número de copias será equivalente al de las entidades a las cuales estás reclamando el pago de la deuda.

Es decir, si para una misma deuda estás reclamando el pago a dos personas o empresas diferentes, deberás llevar entonces 2 copias del juego completo, incluyendo los documentos originales.

Fase 2: Tramitación del Proceso Monitorio

  • Si el juzgado aprueba tu reclamación, tomará parte un funcionario judicial para ubicar al deudor y comunicarle personalmente la situación. Éste le comentará que existe un proceso monitorio donde se le está solicitando un pago, y deberá dejar constancia del resultado de este encuentro.
  • Una vez realizado este encuentro, el deudor tendrá 20 días para pagar el monto de la deuda u oponerse a esta petición. Esto último podrá realizarlo a través de un escrito de oposición, exponiendo las razones por las cuales considera que no debería pagar la deuda en cuestión.

Resultados que puedes obtener de un proceso monitorio

Te preguntarás ¿Cómo terminan los procesos monitorios? ¿Tienen éxito? Pues aquí te mostramos tres diferentes escenarios con los que te puedes enfrentar tras realizar este procedimiento:

  1. El cliente paga: por supuesto es el escenario más favorable para el solicitante. El cliente asume su deuda ante el juzgado, desembolsa el monto correspondiente y el caso es archivado.
  2. El deudor no se manifiesta ni paga: esto ocurre si después del plazo de 20 días el deudor no paga y tampoco presenta razones escritas para no hacerlo. En este caso el proceso moratorio se declara terminado, pero se inicia el embargo de bienes o nóminas del deudor.

El acreedor procede a la ejecución de la deuda y si ésta excede los 2.000 euros deberá contar con el apoyo de un abogado para llevar a cabo los trámites legales que correspondan.

  1. El deudor se opone al pago por escrito: si ocurre esto en deudas menores a 6.000 euros, por lo general el caso como proceso monitorio se cierra y pasa a abrirse un juicio verbal.

Sin embargo, si hablamos de montos superiores tienes que saber que cuentas con un mes para presentar una demanda de Juicio Ordinario que te permita reclamar la deuda. Para estos casos es esencial que estés acompañado de un abogado que pueda asesorarte y representarte.

Te recomendamos:

Publicaciones relacionadas

También podría interesarte

Finanzas

¿Qué es la lista de morosos o fichero de morosos?

Si ya has empezado a contraer deudas es mejor que mantengas tus pagos al día porque no querrás caer en …
Organización

Regalos publicitarios – ¿Cómo se pueden deducir fiscalmente?

Para las empresas es muy importante mantener a los clientes contentos, motivados e interesados en la marca. Es por ello …
Finanzas

IPSI – El Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la …

El Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación (IPSI) es un gravamen indirecto similar al IVA regulado por …

Nosotros  la contabilidad

Folge Billomat auf Facebook

Síguenos en Facebook para:

  • Ebooks gratis
  • Artículos
  • Entrevistas con empresarios
  • Guías y hojas de cálculo gratuitas
Newsletter
Newsletter
Contacto
¡Síganos!
Tus configuraciones para los cookies de esta página web:

Selecciona cuál de los siguientes cookies la página web puede usar. Puedes cambiar los ajustes de nuevo en cualquier momento a través de nuestros dispositivos de privacidad.

Cambia tus preferencias de cookies con el control deslizador:
Necesario
Necesario
Estadísticas
Estadísticas
Confort
Confort
Targeting
Targeting