Finanzas   28.10.2019

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

Cuando hablamos del Impuesto de Sociedades (o Impuesto sobre Sociedades) nos referimos al tributo que deben pagar todas las empresas y personas jurídicas de acuerdo a sus ingresos. Por ende, este gravamen se calcula tomando como referencia los beneficios generados por una entidad jurídica o sociedad mercantil.

Estar al día con los impuestos es una de las tareas primordiales que todo autónomo o empresa debe llevar con sumo cuidado. Es por ello que en este artículo de Billomat te contaremos todo lo que necesitas saber sobre el Impuesto de Sociedades.

  1. ¿Quién debe pagar el Impuesto sobre Sociedades?
  2. ¿Cuál es el tipo impositivo del Impuesto de Sociedades?
  3. ¿Cuándo se paga el Impuesto de Sociedades?
  4. ¿Cómo se paga el Impuesto de Sociedades?
Qué es el Impuesto sobre Sociedades?

El Impuesto de Sociedades es un tributo que deben pagar todas las empresas y personas jurídicas en España que tengan su domicilio social o efectivo en el territorio. La tasa puede variar según la comunidad o el tipo de empresa (por ejemplo si eres una empresa emergente).

¿Quién debe pagar el Impuesto de Sociedades?

El Impuesto de Sociedades aplica para todas las figuras jurídicas que se hayan constituido en España, conforme a sus leyes o que tengan su domicilio social o efectivo en el territorio. Entre las figuras jurídicas sujetas a este gravamen podemos mencionar:

Sociedades Anónimas
• Sociedades Mercantiles
• Sociedades Unipersonales
• Agrupaciones de Interés Económico (AIE)
• Sociedades de Responsabilidad Limitada
Sociedad Colectiva
• Sociedades del Estado, Provincia, Locales o de Comunidad Autónoma.

Debemos mencionar que también existen figuras no jurídicas que deben declarar y pagar el Impuesto de Sociedades, como por ejemplo los fondos de inversión, capital de riesgo, pensiones, garantía de inversiones y los de regulación del mercado de hipotecas.

¿Cuál es el tipo impositivo del Impuesto de Sociedades?

Dentro de España cada comunidad cuenta con autonomía en cuanto a los tributos. Esto quiere decir que el tipo impositivo puede que no sea el mismo para todo el país. Por ejemplo, en las comunidades autónomas de Navarra y País Vasco las empresas deben pagar como Impuesto de Sociedades el 28% de lo que perciben como beneficios.

Para el resto de España este porcentaje disminuye a 25% y si se trata de una empresa emergente, puede llegar a pagar como Impuesto de Sociedades tan solo el 15% de sus beneficios. Esta medida solo aplica en el primer año de ejercicio en el que la empresa percibe ingresos positivos.

El hecho imponible de este tributo son los beneficios contablemente declarados de una empresa. De esta cifra se aplicará el porcentaje correspondiente. Es importante saber que debes declarar siempre el Impuesto de Sociedades, aun cuando tu empresa no haya realizado actividades económicas durante el año contable o no hayas percibido beneficios.

Como el pago de este impuesto parte de un resultado contable, es necesario hacer ciertos ajustes tales como:

• Gastos contables que no se deducen fiscalmente o se deducen posteriormente.
• Aquellos límites dentro de los que un gasto puede deducirse fiscalmente o no.
• Ingresos o gastos que dependiendo el punto de vista fiscal, pueden ser contabilizados de manera distinta.
• Ingresos que se declaren al momento de recibir algún cobro en vez del período en el que corresponde registrarlos.

¿Cuándo se paga el Impuesto de Sociedades?

Antes que nada debes saber que el período impositivo no puede exceder los 12 meses y la fecha de cierre por defecto es el 31 de diciembre de cada año. Sin embargo, esta fecha puede definirse en los estatutos de cada sociedad. Además, el período impositivo se termina en casos como:

• Extinción de la sociedad.
• Cambio de domicilio del territorio español al extranjero.
• Si la sociedad se transforma y pasa a ser una figura no sujeta al Impuesto de Sociedades.

El plazo para declarar el Impuesto sobre Sociedades inicia 6 meses después de que finaliza el período impositivo. Para ello contarás con 25 días naturales, que generalmente corresponden al mes de julio.

Siempre que el período impositivo de la empresa coincida con el año natural, esta declaración se puede presentar por internet y mantener su pago domiciliado entre el 1 y el 20 de julio.
En caso contrario, suponiendo que el período impositivo acaba un 30 de junio, se contarían los 6 meses a partir de esa fecha, es decir que a partir del 31 de diciembre empezarían a contarse los 25 días naturales para hacer el pago, hasta el 24 de enero.

¿Cómo se paga el Impuesto de Sociedades?

Para pagar este tributo se pueden utilizar tanto el modelo 200, como el modelo 220 y el modelo 202. Deben ser presentados obligatoriamente por internet, a través de un certificado electrónico. Existen dos formas para pagar el Impuesto de Sociedades:

• Pago a cuenta: debes aplicar este tipo de pago si tu empresa obtuvo beneficios durante el período impositivo y estos son calculados con base en una cuota íntegra. La misma no incluirá pagos a cuenta abonados ni retenciones que apliquen.

En este caso deberás pagar el Impuesto de Sociedades 3 veces durante el año, los primeros días del mes de abril, octubre y diciembre. Para esta modalidad es más recomendable utilizar el modelo 202.

• Pago Fraccionado: si las actividades comerciales de tu empresa no superan un nivel de 6 millones de euros, puedes pagar de forma fraccionada el Impuesto de Sociedades. De esta forma puedes liquidar los impuestos al día del ejercicio en curso en vez de pagarlos por períodos.

Además de pagar el Impuesto sobre Sociedades, la Ley General Tributaria exige que cada empresa lleve un registro contable de sus operaciones. Es obligatorio tener al día el libro diario, en el que se registra día a día todos los ingresos y egresos de la empresa.

También es necesario contar con el libro de inventarios y cuentas anuales que debe contener el balance inicial de la empresa, el de comprobación, el inventario de cierre del ejercicio y las cuentas anuales. Ambos libros deben conservarse y estar a disposición de las autoridades durante 6 años.

¿Tienes ganas de aportarle un sople de aire fresco a tu empresa? Con Billomat puedes darle nueva vida a tu proceso de facturación: haz facturas en pocos clics – Billomat te ayudará a completar tus facturas con los datos necesarios. Emite facturas recurrentes automáticas – con Billomat puedes enviar facturas recurrentes en el ciclo individual que tú requieras. Empieza un proceso monitorio – con Billomat puedes enviar automáticamente recordatorios a tus clientes morosos, definiendo los diferentes niveles de reclamación y los gastos a tu gusto. Pruébalo gratis y sin compromisos por 60 días: Probas gratis >>

Te recomendamos:

Publicaciones relacionadas

También podría interesarte

Finanzas

Métodos de fidelización de clientes

Siempre pensamos que la prioridad en todo negocio es atraer nuevos clientes. Sin embargo, pocas empresas dedican tiempo y esfuerzos …
Finanzas

¿Qué es la doble imposición y cómo funciona?

Cuando se trata de pagar tributos, es muy importante que conozcas todas las imposiciones a las que puede estar sujeta …
Organización

Estado de cambios en el patrimonio neto de una empresa – …

En el 2007 con la modificación del Plan General de Contabilidad aprobada por el Real Decreto 1515/2007, se introdujo el …

Nosotros  la contabilidad

Folge Billomat auf Facebook

Síguenos en Facebook para:

  • Ebooks gratis
  • Artículos
  • Entrevistas con empresarios
  • Guías y hojas de cálculo gratuitas
Newsletter
Newsletter
Contacto
¡Síganos!
Tus configuraciones para los cookies de esta página web:

Selecciona cuál de los siguientes cookies la página web puede usar. Puedes cambiar los ajustes de nuevo en cualquier momento a través de nuestra política de privacidad.

Cambia tus preferencias de cookies con el control deslizante:
Necesario
Necesario
Estadísticas
Estadísticas
Confort
Confort
Targeting
Targeting