25. Mar 2019 |

REDEME: Conoce todo lo que implica para tu empresa

Al ser autónomos, es común que durante el ejercicio de nuestra actividad comercial paguemos exceso de Impuesto al Valor Agregado (IVA). Es por ello que se desarrolló un Régimen de Devolución Mensual del IVA, también llamado REDEME. En este artículo te contaremos todo lo que necesitas saber sobre este sistema para que decidas si te conviene o no inscribirte.

REDEME
El beneficio fundamental de las empresas que pertenecen al REDEME es el hecho de poder liquidar el IVA de forma mensual en lugar de esperar hasta el final de año para solicitar cualquier devolución. (imagen @ pexels.com)

Para ayudarte a entender este sistema, debemos aclarar un par de conceptos:

  • IVA soportado: es el monto de IVA que pagas cuando adquieres productos o servicios para el funcionamiento de tu empresa. Es decir, es el que debes pagar como consumidor o comprador.
  • IVA repercutido: al ser autónomo, una sociedad mercantil, un arrendador de inmuebles o bienes, promotor inmobiliario, prestar un servicio o vender un producto, debes aplicarle el IVA en la factura a cada uno de tus clientes. El IVA repercutido es entonces el monto que le cobras a tu cliente final por entregarle dicho bien o servicio.

Para saber si estas sujeto a una devolución del IVA, solo tienes que restarle al IVA repercutido, el IVA soportado. Si el que tú pagas, es más elevado que el que cobras, entonces el REDEME puede ser una buena opción para que recuperes algo de capital.

¿Qué es el REDEME?

Se trata de un régimen de devolución de IVA que te devuelve este excedente de forma mensual. De esta forma no tienes que esperar al cierre del año comercial para solicitarlo como hacen los autónomos que se mantienen en el régimen general.

Este sistema resulta más beneficioso sobre todo si estás iniciando tu actividad como autónomo y tienes que realizar inversiones iniciales fuertes. También cuando realizas una actividad que siempre involucre un superávit de IVA soportado, el cual suele generarse mayormente cuando todo lo que facturas va al extranjero.

Las empresas que pertenecen al registro de exportadores tienen acceso a este régimen por defecto debido a la naturaleza de sus operaciones, por ende no necesitan hacer esta solicitud.

Estos son los requisitos para inscribirse en el régimen REDEME:

  1. Debes inscribirte en el mes de noviembre del año anterior en el que quieras que se haga efectivo a través del Modelo 036 para autónomos y sociedades o el Modelo 039 para grupos de sociedades.
  2. La inscripción en el registro deberá tener efecto desde el día 1 de enero del año en que deba surtir efecto.
  3. No puedes tributar en el régimen simplificado del IVA.
  4. Estar al día en tus obligaciones tributarias.
  5. No haber sido rechazado o excluido de este registro en los tres años anteriores a la fecha de la nueva solicitud.

Una vez que te das de alta en el REDEME, debes presentar todos los meses el Modelo 303 correspondiente a tus autoliquidaciones del IVA y una declaración informativa a través del Modelo 340 donde se refleje el contenido de los libros de registro del IVA.

¿Cuándo conviene inscribirse en este régimen?

Cualquier empresa puede adherirse a este régimen. Sin embargo, debe tener en cuenta que exige llevar al día todas sus cuentas y facturas, por ello es más común que las empresas de gran tamaño sean las que se inscriban al REDEME.

El beneficio fundamental de las empresas que pertenecen al REDEME es el hecho de poder liquidar el IVA de forma mensual en lugar de esperar hasta el final de año para solicitar cualquier devolución. Conviene inscribirse si tu IVA soportado es bastante mayor al IVA repercutido.

Ten en cuenta que estar dado de alta en el REDEME involucra una gran responsabilidad y carga administrativa. Tendrás más trámites que hacer y esto probablemente incrementará tus costos de gestión. Puedes ver este reto como una oportunidad para tener un control más intenso sobre tus cuentas y facturas.

Como mencionamos anteriormente, conviene inscribirse en el REDEME durante el mes de noviembre del año anterior al que deseas que surta efecto y consolidar tu registro durante el mes de enero del año en el que surta efecto.

Si como sujeto pasivo no pudiste realizar la solicitud en el plazo correspondiente o aún no has comenzado a vender tus productos y servicios pero tienes como demostrar que ya has adquirido bienes con el objetivo de destinarlos a tu actividad económica, puedes igualmente registrarte durante el plazo de presentación de las declaraciones o liquidaciones periódicas.

REDEME y Suministro de Información Inmediato de IVA “SII”

Cuando te das de alta en el REDEME, estás obligado a formar parte también del nuevo sistema de Suministro Inmediato de Información del IVA (SII). Consiste en gestionar y mantener los libros de registro del IVA de manera electrónica durante el año natural para el que optes por registrarte en este régimen.

Hasta el momento, más del 90% de las empresas que están obligadas a incorporar el SII en sus sistemas informáticos, lo han implementado con éxito. Por medio del SII y a través de la sede electrónica de la AEAT deberás llevar un control de los siguientes libros registro:

  • Libro Registro de Facturas Expedidas
  • Libro Registro de Facturas Recibidas
  • Libro Registro de Bienes de Inversión
  • Libro Registro de determinadas operaciones intracomunitarias.

Si resultas excluido del REDEME, dejarás de formar parte del SII y no podrás presentar otra solicitud de registro durante los tres años siguientes. Sin embargo, si sigues haciendo uso del Suministro de Información de IVA de forma electrónica, deberás autoliquidar el IVA mensualmente aunque no pertenezcas al régimen de devolución mensual.

Darse de alta en el REDEME es una decisión que debe ser analizada con cautela, evaluando aspectos como el tamaño de tu empresa, tu capacidad de gestión y la rentabilidad de las obligaciones que implica pertenecer a este régimen.

Te recomendamos:

Billomat folgen: