Emprendimiento   25.7.2019

¿Cuáles son los tipos de autónomos en España?

España cuenta con más de 3 millones de autónomos registrados, pero a diferencia de lo que muchos piensan, la comunidad es más heterogénea de lo que parece. Cuando escuchamos la palabra “autónomo” tenemos la creencia de que solo aquella persona que emprende un negocio tiene esta facultad.

Sin embargo, te darás cuenta de que existen muchos tipos de autónomos y es necesario conocerlos para saber dentro de qué renglón te encuentras si trabajas por cuenta propia. La actividad económica y la forma de desempeñarla influyen en cada clasificación.

También incluye las modalidades más actuales como “freelance”, en donde hasta hace poco existían muchas dudas y falta de información al respecto. No quedaba claro si el trabajador debía darse de alta como autónomo o no. Por ello aquí encontrarás todos los tipos de autónomos que existen en España y las actividades que desempeña cada uno.

Antes de conocer los diferentes tipos de autónomos es necesario aclarar lo que define a un autónomo en España. Cuando hablamos de un trabajador autónomo, nos referimos a una persona mayor de edad que trabaja por cuenta propia. Es decir, que realiza una misma actividad económica de forma habitual, personal y directa, con fines de lucro dentro del territorio español.

Una de las principales características de un trabajador autónomo es que su actividad económica carece de un contrato laboral. Además aunque sea o no el titular de la empresa dentro de la que presta sus servicios, está obligado a inscribirse en el Sistema de Seguridad Social del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Existen diferentes tipos de autónomos: los trabajadores autónomos que gestionan un pequeño negocio, los freelance o los autónomos agrarios. Lo que todos tienen en común: deben inscribirse en el RETA. (Imagen © unsplash)

Tipos de Autónomos

Aunque todos los autónomos se rigen bajo las mismas reglas, de acuerdo a cada actividad puede que se aplique una fiscalidad diferente e incluso otro tipo de cotización de la Seguridad Social. Existen seis grandes tipos de autónomos que debes conocer:

1.     Trabajador Autónomo

Es la figura a la que solemos relacionar el concepto de autónomo de manera natural. Se trata de una persona que gestiona un pequeño negocio que se encuentra a su nombre. Lo maneja por sí mismo o a través de sus empleados y de acuerdo a sus actividades puede dividirse en:

  • Autónomo por actividades empresariales: al momento de cotizar lo hacen bajo esta modalidad y en ella podemos mencionar a los comerciantes, dueños de negocios de hostelería, peluquería o cualquier establecimiento físico. También engloba a los taxistas, albañiles o personal de mantenimiento que trabaja por cuenta propia.

Suelen cotizar bajo el régimen de estimación objetiva o por módulos, en el que pagan un monto fijo cada mes que se calcula con base en cada actividad. Sin embargo, si existen meses en el año en donde el autónomo tiene poca demanda de su servicio, deberá seguir pagando la misma tarifa.

  • Autónomos artistas o deportistas: tienen su propia modalidad de cotización e incluye a aquellos trabajadores que se dedican a las artes, el cine, la televisión, teatro, deporte y sector taurino.

2.     Profesional Autónomo

Existe también la figura del profesional que se dedica a su actividad por cuenta propia y de acuerdo a la actividad que desempeña se puede dividir en:

  • Profesionales autónomos colegiados: hablamos de los médicos, abogados, arquitectos, psicólogos, contadores, veterinarios, etc. Toda actividad que tenga un Colegio Profesional asociado entra dentro de esta categoría. De hecho, en muchos casos el autónomo profesional colegiado puede cotizar directamente a través de la mutualidad de su Colegio.
  • Profesionales autónomos no colegiados: se trata de aquellos trabajadores cuya actividad no está asociada a un colegio profesional. Entre ellas podemos mencionar: Diseñadores, redactores y traductores, artesanos, maquilladores, programadores, publicistas.

Si te identificas con esta última subcategoría probablemente es porque trabajas en modalidad “freelance”. Ambos tipos de profesionales autónomos pueden tener o no trabajadores a su cargo y un local de atención al público.

Sin embargo, es muy común que trabajen desde casa, pero todos están obligados a cotizar como autónomos y bajo el régimen de estimación directa simplificada. Esto quiere decir que pagarán impuestos de acuerdo a lo que hayan facturado.

Es un método de cotización del Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) más seguro, ya que en muchos casos el nivel de actividad de este tipo de autónomos no mantiene un ritmo regular.Algunos meses puede haber mucha actividad y en otros, casi nada.

3.     Autónomo Societario

Los autónomos societarios son aquellos cuyos negocios han alcanzado una dimensión considerable y cuentan con varios empleados. En estos casos, la mayoría de los autónomos deciden asociarse con otros y de esta forma reducir el pago de los impuestos. Además, bajo esta modalidad, cada socio responde únicamente con el patrimonio de la sociedad.

Generalmente son los administradores de la empresa que ejercen cargos directivos. En muchos casos empezaron como trabajadores y terminaron escalando hasta tener cargos más importantes dentro de la organización. Deben cumplirse estos requisitos para que un trabajador deba cotizar como autónomo societario:

  • Haber aportado por lo menos la tercera parte del capital social de la empresa.
  • Si pertenece a la gerencia, haber aportado la cuarta parte del capital social.
  • Si la empresa está en posesión de familiares hasta el segundo grado de consanguinidad y la persona aportó la mitad del capital social.

Sin embargo, este tipo de autónomos no goza de los beneficios de la tarifa plana que sí disfruta el resto. De hecho su cuota a pagar se ha visto aumentada incluso en un 20%.

4.     Autónomo Colaborador

Hablamos del cónyuge o familiares del autónomo que trabajan en el mismo negocio hasta el segundo grado de consanguinidad. Son aquellas personas que colaboran de forma constante con el negocio y no trabajan para otras empresas. Generalmente residen con el dueño del local y están exentos de pagar IVA e IRPF.

5.     Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes

Se refiere a aquellos trabajadores o profesionales que facturan a un mismo cliente el 75% o más de sus ingresos y que no pueden tener trabajadores a su cargo. Para esta modalidad se deben cumplir las siguientes características:

  • Es necesario que el autónomo formalice un contrato mercantil con el cliente donde se especifique el importe, la duración de la actividad y el máximo de horas laborales.
  • El autónomo económicamente dependiente debe disponer de material y recursos propios para ejercer su actividad.
  • Pueden dejar de ejercer su actividad económica durante un mínimo de 18 días, lo que correspondería a las vacaciones de un trabajador regular.
  • Pueden recibir una indemnización si el contrato culmina antes de lo estipulado.

6.     Autónomos Agrarios

El último tipo de autónomos que mencionaremos es aquel que se dedica a las actividades agrícolas. Los autónomos agrarios cuentan con su propio régimen de cotización, llamado “Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios”. Generalmente cotizan un importe inferior al del resto de autónomos. Para ser considerado un autónomo agrario deben cumplirse los siguientes requisitos:

  • Ser dueños de alguna explotación agraria en donde reciban al menos el 50% de la renta total derivada de dicha explotación.
  • No percibir rendimientos netos que superen el 75% de la base máxima de cotización del Régimen General.
  • Puede contar con una plantilla de trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo, también puede realizar personalmente las labores agrarias.
Ahora que te hemos contado qué tipos de autónomos existen en España, también te explicaremos cómo Billomat les facilita la vida laboral: con el programa de facturación, puedes ahorrar hasta un 75 % de tiempo al llevar tu facturación y finanzas. Con el software de facturación, puedes automatizar muchos procesos de tu facturación, desde la creación automática de facturas recurrentes, el cobro de pagos pendientes de tus clientes, hasta el resumen de tus ventas gracias a informes que puedes descargar regularmente para tu declaración fiscal. Se puede probar gratuitamente durante 60 días, sin compromisos y sin indicar tus datos de pago. Probar gratis >>

Te recomendamos:

Publicaciones relacionadas

También podría interesarte

Finanzas

Métodos de fidelización de clientes

Siempre pensamos que la prioridad en todo negocio es atraer nuevos clientes. Sin embargo, pocas empresas dedican tiempo y esfuerzos …
Finanzas

¿Qué es la doble imposición y cómo funciona?

Cuando se trata de pagar tributos, es muy importante que conozcas todas las imposiciones a las que puede estar sujeta …
Organización

¿Qué es la memoria (contable) y cómo se elabora?

La memoria contable es uno de los documentos de contabilidad que deben aparecer en las cuentas anuales o estados financieros. …

Nosotros  la contabilidad

Folge Billomat auf Facebook

Síguenos en Facebook para:

  • Ebooks gratis
  • Artículos
  • Entrevistas con empresarios
  • Guías y hojas de cálculo gratuitas
Newsletter
Newsletter
Contacto
¡Síganos!
Tus configuraciones para los cookies de esta página web:

Selecciona cuál de los siguientes cookies la página web puede usar. Puedes cambiar los ajustes de nuevo en cualquier momento a través de nuestra política de privacidad.

Cambia tus preferencias de cookies con el control deslizante:
Necesario
Necesario
Estadísticas
Estadísticas
Confort
Confort
Targeting
Targeting